A la hora de hacer un nuevo packaging, debes estar preparado para describir exactamente lo que te gustaría lograr a través del diseño.

El concepto o la idea son conceptos a tener en cuenta a la hora de plantear el diseño de tu producto. Tener claro a cuales son tus valores como marca y que te diferencia de los demás es de suma importancia para conseguir transmitir tu mensaje correctamente a través del diseño.
Probablemente, lo más importante del diseño es transmitir TU mensaje a la audiencia. Tienes que saber cuál sería ese mensaje. Puede ser el propósito de tu campaña, el valor único de tu empresa, lo que hace que sea diferente de otros competidores, o todo a la vez. A la hora de hacer un nuevo packaging, debes estar preparado para describir exactamente lo que te gustaría lograr a través del diseño. No es necesario que tengas una visión creativa del producto final, tan sólo saber qué quieres que aprecie el posible comprador.
Hay veces que los clientes no saben transmitir lo que quieren. Vender más es la respuesta fácil, pero podría ser también, reflejar el carácter artesanal de la fabricación, espíritu ecologista, lujo, calidad, comodidad, el trabajo de una vida… A quién se dirige?, ¿Qué tiene de especial?, su elemento diferenciador, su historia… lo que le mueve, le ilusiona… todo ello formará parte de un CONCEPTO, que lo traduciremos en un diseño con mensaje. Tu mensaje.

Te puede interesar

BRIEF: Documento clave para el diseño

Realizar un diseño de packaging que no solo se vea bonito y bien, si no que además venda bien, no es tan sencillo como le pueda parecer a alguien.

Incluir una fase de investigación previa está llamado al éxito desde el principio. Muchas veces basta con una reunión previa con el equipo del cliente y otras, es necesario realizar varios encuentros hasta completar la información necesaria y clave.

TEXTURAS EN DISEÑO. AZALEA

Las texturas en la estrategia de diseño de packaging

El diseño del packaging no solo debe abordar el factor de visibilidad, sino que también debe cuidar el tacto y debe hacer sentir la emoción del diseño. Crear una experiencia táctil con el packaging puede ser un diferenciador importante para tu producto. Por ejemplo: unas etiquetas con un relieve sofisticado para un producto de alta gama.