Este carácter distintivo y atractivo del producto cuando se coloca en un estante real es algo que denominan "impacto en el estante o lineal" y marca una gran diferencia en las ventas del producto.

Debido a la distancia de visualización desde los estantes y al hecho de que los productos están dispuestos en filas y columnas, todo lo que vemos son patrones hechos de varios productos. No es hasta que cierto “patrón” atrae nuestra atención que decidimos mirar más de cerca.
Desde el punto de vista del comprador, un producto nunca se ve solo y nunca con gran detalle. Debido a la distancia de visualización desde los estantes y al hecho de que los productos están dispuestos en filas y columnas, todo lo que vemos son patrones hechos de varios productos. No es hasta que cierto “patrón” atrae nuestra atención que decidimos mirar más de cerca. Este carácter distintivo y atractivo del producto cuando se coloca en un estante real es algo que denominan «impacto en el estante o lineal» y marca una gran diferencia en las ventas del producto.
¿Cómo lo haremos? necesitamos un plan: comparamos, identificamos y actuamos. En primer lugar comparamos formas, colores, etc, de la competencia. Después identificamos y documentamos cualquier elemento común en todos los envases adyacentes. Por último actuaremos sobre los resultados descubiertos, llamando la atención con elementos y estructuras que rompan el lineal. Conseguiremos que sea diferente y ese será el valor que aporte al mercado.

Te puede interesar

BRIEF: Documento clave para el diseño

Realizar un diseño de packaging que no solo se vea bonito y bien, si no que además venda bien, no es tan sencillo como le pueda parecer a alguien.

Incluir una fase de investigación previa está llamado al éxito desde el principio. Muchas veces basta con una reunión previa con el equipo del cliente y otras, es necesario realizar varios encuentros hasta completar la información necesaria y clave.

TEXTURAS EN DISEÑO. AZALEA

Las texturas en la estrategia de diseño de packaging

El diseño del packaging no solo debe abordar el factor de visibilidad, sino que también debe cuidar el tacto y debe hacer sentir la emoción del diseño. Crear una experiencia táctil con el packaging puede ser un diferenciador importante para tu producto. Por ejemplo: unas etiquetas con un relieve sofisticado para un producto de alta gama.