La idea no es solo facilitar a los clientes el uso del producto, sino también hacerlo de forma divertida.

Crear una relación emocional con el cliente es un factor de peso en su decisión final de comprar el producto. Un toque de humor puede aportar ese valor añadido que ayude a crear esa relación y fidelización con el consumidor .
No hay ninguna regla que te impida ser gracioso o divertido con tus productos. No es necesario crear un packaging que sea simple packaging, puede ser incluso beneficioso para tu marca, introducir algo de humor en él, para desarrollar una relación “amistosa” con tus clientes. Incluir humor, de hecho, atraerá clientes a tu producto. La idea no es solo facilitar a los clientes el uso del producto, sino también hacerlo de forma divertida. Seguro que lo recordarán y los consumidores comenzarán a comprarlo por esa parte divertida.
Por ejemplo, Simon Laliberté, un diseñador canadiense, se caracteriza por incluir rasgos #innovadores, originales y siempre con un toque de humor. Elementos visuales que permiten presentar al comprador, rasgos atractivos y valores característicos de la marca. Así que quizás introduciendo un toque de humor en el #diseño de tus productos, encuentras ese gancho diferenciador que haga que los #compradores se vuelvan locos por él…

Te puede interesar

BRIEF: Documento clave para el diseño

Realizar un diseño de packaging que no solo se vea bonito y bien, si no que además venda bien, no es tan sencillo como le pueda parecer a alguien.

Incluir una fase de investigación previa está llamado al éxito desde el principio. Muchas veces basta con una reunión previa con el equipo del cliente y otras, es necesario realizar varios encuentros hasta completar la información necesaria y clave.

TEXTURAS EN DISEÑO. AZALEA

Las texturas en la estrategia de diseño de packaging

El diseño del packaging no solo debe abordar el factor de visibilidad, sino que también debe cuidar el tacto y debe hacer sentir la emoción del diseño. Crear una experiencia táctil con el packaging puede ser un diferenciador importante para tu producto. Por ejemplo: unas etiquetas con un relieve sofisticado para un producto de alta gama.