Prácticas para un buen proyecto

Un buen diseño del packaging hace más que añadir atractivo estético para el usuario final o consumidor de una marca.

Hay pocas reglas estrictas cuando se trata de diseño gráfico, sin embargo, existen buenas prácticas que contribuyen al éxito de los proyectos.
Un buen diseño del packaging hace más que añadir atractivo estético para el usuario final o consumidor de una marca. Es una herramienta muy eficaz para la comunicación, cuando nos contratan el diseño de un packaging, como diseñadores, debemos comprender en profundidad la esencia y los valores de dicha marca, para conceptualizarlos en gráficos que plasmamos en el diseño.
Hay pocas reglas estrictas cuando se trata de diseño gráfico, sin embargo, existen buenas prácticas que contribuyen al éxito de los proyectos. Por destacar algunas: 🔅 Elegiremos una paleta de colores visualmente atractiva y coherente con la marca. 🔅 Seremos conscientes de las emociones que puede evocar el color. 🔅 Limite el número de fuentes. Generalmente es recomendable trabajar solo con dos fuentes. 🔅 Menos puede ser más. Intentaremos incluir la información justa, sobre todo en zonas pequeñas. 🔅 Haremos un uso estratégico del espacio en blanco para evitar el desorden. 🔅Nos aseguraremos de que el diseño sea apropiado para la empresa, el producto (o línea de productos) y los clientes objetivo.

Te puede interesar

BRIEF: Documento clave para el diseño

Realizar un diseño de packaging que no solo se vea bonito y bien, si no que además venda bien, no es tan sencillo como le pueda parecer a alguien.

Incluir una fase de investigación previa está llamado al éxito desde el principio. Muchas veces basta con una reunión previa con el equipo del cliente y otras, es necesario realizar varios encuentros hasta completar la información necesaria y clave.

TEXTURAS EN DISEÑO. AZALEA

Las texturas en la estrategia de diseño de packaging

El diseño del packaging no solo debe abordar el factor de visibilidad, sino que también debe cuidar el tacto y debe hacer sentir la emoción del diseño. Crear una experiencia táctil con el packaging puede ser un diferenciador importante para tu producto. Por ejemplo: unas etiquetas con un relieve sofisticado para un producto de alta gama.