La cultura del diseño japonés es muy diferente a la cultura de diseño occidental por infinidad de razones, pero hay una muy específica, la complejidad de sus caracteres.

La cultura del diseño japonés es muy diferente a la cultura de diseño occidental por infinidad de razones, pero hay una muy específica, la complejidad de sus caracteres. Crear una tipografía requiere muchísimo trabajo, es por esta razón por la que hay tan pocas, y es más fácil crear algunos caracteres para un diseño determinado: una portada, un packaging o un cartel, que crear una tipografía completa.
Muchas empresas quieren comercializar sus productos en Japón, un mercado potente y con muchas oportunidades, pero sumamente exigente, verdad Byron? Hay empresas que acuden a nosotros, porque les han rechazado o aconsejado cambiar su diseño de packaging, debiendo adecuarlo a la cultura y gustos de los consumidores de allí. La cultura del diseño japonés es muy diferente a la cultura de diseño occidental por infinidad de razones, pero hay una muy específica, la complejidad de sus caracteres. Crear una tipografía requiere muchísimo trabajo, es por esta razón por la que hay tan pocas, y es más fácil crear algunos caracteres para un diseño determinado: una portada, un packaging o un cartel, que crear una tipografía completa.
Al crearse de manera personalizada en cada proyecto, se destacan mucho en los diseños, enmarcando la imagen y dirigiendo la atención hacia su contenido. Los caracteres personalizados crean un elemento visual muy potente, cargado de significado y difícil de reproducir ya que han sido creados, en muchos casos, de forma totalmente artesanal. En general, el diseño tradicional japonés es detallista y muy cercano a la naturaleza, con muchas cualidades que hacen irresistible un packaging o cualquier diseño en un lineal.

Te puede interesar

diseño de envases

Un buen diseño de packaging crea productos de éxito. La primera impresión que percibe un cliente es fundamental para la venta de dicho producto.

BRIEF: Documento clave para el diseño

Realizar un diseño de packaging que no solo se vea bonito y bien, si no que además venda bien, no es tan sencillo como le pueda parecer a alguien.

Incluir una fase de investigación previa está llamado al éxito desde el principio. Muchas veces basta con una reunión previa con el equipo del cliente y otras, es necesario realizar varios encuentros hasta completar la información necesaria y clave.